martes, 12 de agosto de 2008

SEGURO QUE TODOS DIGNIFICAN...?

Muy Buenas,

Ya de vuelta de mis cortas vacaciones, tuve el otro día una sensación de compasión motivada por un pequeño incidente que ya es algo habitual y que debemos tomárnoslo como algo normal.

Cuando utilizo como medio de transporte uno de estos aparatos que les llaman aviones, doy siempre de antemano por perdida la maleta que facturo,
Siempre pienso lo mismo, sólo es ropa, y la ropa no es más que eso. De alguna manera, así ya me mentalizo y cuando la pierdo ya ni me cabreo, porque ya contaba con ello, lo raro es cuando la ves salir por la cinta sana y salva.

Una vez más, (esta vez perdieron la mía y la de los dos compañeros con los que viajé) Nos dirigimos al mostrador de equipajes perdidos, (por cierto, es todo un detalle por parte de las compañías que este mostrador se encuentre justo enfrente de la cinta por donde se suponía que saldría la maleta, cualquier paseo por la Terminal intentando buscar este mostrador empeoraría las cosas, ya que cuanto más camines, más te calentarías, con sus nefastas consecuencias).

Acabé sintiendo pena y compasión por la persona que me atendió, menudo trabajo que tenía: Se podría titular como el de “comemarrones de aeropuerto”; nosotros le hablamos de manera educada y correctamente, cosa que creo que le sorprendió, ya que está acostumbrada a los gritos y malos modos, pero teníais que haber visto las escenas que tuvo que lidiar allí, la gente tiene necesidad en descargar su ira (contenida por otros aspectos de sus vidas, no te puedes poner así por una maleta) traducidas en insultos, mala educación, amenazas, gritos… (consejo: sería interesante la instalación de una mampara de cristal para la integridad física del trabajador en cuestión) .

Te toca poner la cara por la compañía, espero que al menos te paguen bien, en tu trabajo tienes que comerte una media de 90 pasajeros-toros bravos. No me creo que puedas trabajar 8 horas seguidas, aguantando insultos y faltas de respeto, y encima mantener la calma,es imposible, la baja laboral tiene que estar al orden del día.

Pensaba: vaya trabajo que has elegido o que te ha tocado hacer.

Como debes de llegar a casa, y encima tu marido te preguntará, cariño que tal hoy tu día de trabajo?, se debe quedar mirando con una cara pensando, ya me putea hasta mi marido, a veces es mejor estar callado y no preguntar.

Saliendo ya de la Terminal , me encontré con otro trabajo en la línea del anterior, dirigir los taxis y los pasajeros, cabreos de taxistas, pasajeros maleducados que quieren irse de esa cola interminable…. Buf, a veces tienes que ver otros trabajos para apreciar realmente el tuyo, alomejor no es tan malo como pensabas.

Pregunta: ¿Todos los trabajos realmente dignifican?

Definicon de dignificar:(Del lat. dignificare).1. Hacer digno o presentar como tal a alguien o algo.

El trabajo dignifica. Esta aseveración es cierta?

Realizando una labor podemos desarrollar nuestro intelecto y nuestras habilidades tanto físicas como mentales. Al practicar una actividad que requiere nuestro esfuerzo, nos ayudamos a nosotros mismos para ser mejores y sentirnos bien por lo que se ha hecho. Con el trabajo expresamos lo que sentimos, podemos manifestar nuestras ideas, desarrollamos la creatividad y los conocimientos que tenemos y cada vez más nos convertimos en seres humanos importantes para nuestra familia así como para la sociedad en la que vivimos. Descubrimos quiénes somos y qué podemos aportar para el bienestar de todo lo que nos rodea.

Palabras estas quizás demasiado bonitas, tendría que preguntárselo a la del mostrador del otro día…
Hay trabajos para los que nadie ha nacido, hay que hacerlos y punto, y una de dos, o las cosas te van muy mal, y por circunstancias de la vida tienes que aceptarlo (grave problema, realizar una tarea que no quieres hacer, porque será una olla a presión que algún día reventará) o quizás te pagan muy bien para aguantarlo (al final casi todo el mundo tiene un precio) para soportar todas las iras de los españoles porque de enriquecedor y formativo…quiero pensar que algo siempre tiene, pero no mucho.

Así que ya sabéis, si a veces has pensado que tu trabajo no te gusta o no te motiva o simplemente quieres dejarlo, ya sabes, cambia, y a otra cosa, siempre estarás a tiempo de encontrar algo que te guste y motive, y por favor, a poder ser que sea por uno mejor, a veces para apreciar nuestra tarea cotidiana hay que ver la que realizan los demás, y más en los tiempos que corren en los que el trabajo y las ganas de trabajar no es algo que abunde en nuestras sociedad.

Un saludo amigos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo en una postura un poco más egocéntrica del concepto de dignificar:

Yo lo identifico con el hecho de que mediante el rédito del trabajo desempeñado, sea cual sea, consigues costearte el coste inherente a la vida actual y eso es algo digno (Digno: adj. Que merece algo), se trata de uno de los trueques más antiguos, cambiar mano de obra por un bien, en este caso, dinero.

El trabajo dignifica porque te permite vivir de ello y de esta manera puedes afrontar el coste de la vida sin INDIGNAR a nadie. No somos mejores ni peores por el cargo que desempeñamos, porque la verdadera vida esta fuera de tu ambiente laboral.

Míralo de este modo: si entras en cualquiera de las miles de paginas tipo Facebook, casi no encontrarás a gente que cuelgue fotos de su trabajo y casi nadie menciona anécdotas o momentos vividos en el ambiente laboral porque su vida, o lo que alegra su vida sólo está relacionada con el trabajo en la medida de que este éste el que le permite costear todo lo demás.

De todos modos, échale un ojo al siguiente enlace en el que han abordado el tema de manera similar.
http://www.elsentidodelavida.net/node/102

Un saldo

carlos2santos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
carlos2santos dijo...

Creo en una postura un poco más egocéntrica del concepto de dignificar:

Yo lo identifico con el hecho de que mediante el rédito del trabajo desempeñado, sea cual sea, consigues costearte el coste inherente a la vida actual y eso es algo digno (Digno: adj. Que merece algo), se trata de uno de los trueques más antiguos, cambiar mano de obra por un bien, en este caso, dinero.

El trabajo dignifica porque te permite vivir de ello y de esta manera puedes afrontar el coste de la vida sin INDIGNAR a nadie. No somos mejores ni peores por el cargo que desempeñamos, porque la verdadera vida esta fuera de tu ambiente laboral.

Míralo de este modo: si entras en cualquiera de las miles de paginas tipo Facebook, casi no encontrarás a gente que cuelgue fotos de su trabajo y casi nadie menciona anécdotas o momentos vividos en el ambiente laboral porque su vida, o lo que alegra su vida sólo está relacionada con el trabajo en la medida de que este éste el que le permite costear todo lo demás.

De todos modos, échale un ojo al siguiente enlace en el que han abordado el tema de manera similar.
http://www.elsentidodelavida.net/node/102

Un saludo