miércoles, 14 de noviembre de 2012

El reloj que tiene días....



Muy buenas a todos,


Sabéis aquel chiste, en el que un hombre que va enseñando a sus amigos un reloj de mano,  y algunos le discuten que ese reloj que lleva es de hojalata; se lo cree y desilusionado, se encuentra con otros y le dicen que es de plata; y , finalmente, cuando ya otros le vuelven a preguntar, acaba respondiendo... pues que no lo sabe, que depende, “que el reloj tiene días"...


Me lo contaba un amigo hace unas semanas, y lo recordaba hace días… que de alguna manera uno acaba siendo un poco ese reloj, "que tiene días". Es terrible vivir en un ambiente nocivo que ya hemos interiorizado, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, día tras día, contaminando el alma sin darnos cuenta.

Y frente  a estas dosis de pesimismo por cualquier rincón, tienes varias opciones, una de ellas es seguir contaminándote, tragándote las tertulias de radio en matinal, la prensa con sus titulares sensacionalmente deprimentes y telediarios titulando desgracias, desde naturales hasta desahucios personales...


Una sociedad que vive con miedo, una sociedad pesimista, una sociedad sin horizontes ni esperanza, está condenada.


Además hay algo peor, algo que todavía muchos sabemos. Y que yo no sabría explicártelo muy bien, pero…  ¿y si eres lo que piensas? ¿Y si tus pensamientos pueden llegar a ser capaces de cambiar sistema inmunológico? ¿Sabes el daño que te puedes estar haciendo? Bueno, tengamos cuidado con lo que pensamos y alimentemos nuestra mente con otras cosas.

 

Puedes evadirte y vivir más feliz desde un escenario de ignorancia, que viene a ser ni ojear la prensa, escuchar música cuando conduces, evitar telediarios...
No se habla de otra cosa, cualquier conversación con amigos, con vecinos, familiares, la crisis, que si echaron a no sé quien, que si la cosa esta muy mala... y lo que no interiorizamos es que ya nada volverá a ser igual.

Me decía un amigo andaluz que en un bar al que suele ir hay un letrero grande que dice: “se prohíbe hablar de la cosa”. (entendiendo por la cosa este fracaso del Sistema, esta crisis de valores, este nuevo paradigma, llámenlo como quieran).



Los soplos de aire fresco siempre se agradecen, esos días en todo este país se empeña en decir que tenemos un reloj de hojalata, uno tiene que hacer lo posible para convertirlo en un reloj de plata.

Y hablando de soplos de aire fresco el otro día volví a escuchar una conferencia motivadora, sobre emprender en estos tiempos e higiene mental, más que necesaria. Si teneis tiempo creo vale la pena verla entera, y sino, desde el minuto 16 es la parte más importante:



Creo que al final uno decide como quiere que sea su día y su vida, y decide de que quiere empaparse o alimentarse; el ambiente exterior es hostíl y no podrás modificarlo, pero el interior es tuyo, y ese, que es el importante, la comida que le des, depende sólo de tí.

Hay que seguir. De todo se aprende. Mucho ánimo a todos.
Un fuerte abrazo

Jano



3 comentarios:

raquel dijo...

"Creo que al final uno decide como quiere que sea su día y su vida, y decide de que quiere empaparse o alimentarse; el ambiente exterior es hostil y no podrás modificarlo, pero el interior es tuyo, y ese, que es el importante, la comida que le des, depende sólo de ti"; tienes toda la razón Jano, muchas gracias por esta entrada, no te imaginas cuánto se agradece leer a quienes reflexionan de esta manera en medio de tanta confusión circundante y tanto desasosiego, que resulta asfixiante, creo que se necesita, sin eludir la realidad, tratar de contagiar esperanza y ese darse cuenta de que tenemos que cambiar este modo de plantear la vida que nos ha traído hasta aquí; saludos.

juditlara dijo...

Creo que la realidad, nos la vamos creando cada uno, y que tal y como apuntas, somos lo que pensamos.

Ya lo decía Henry Ford, si crees que no puedes, estarás en lo cierto, si crees que puedes, también.

dicho esto, el pesimismo, es latente, y los número son aplastantes, y asustan, ahora bien, creo que también es importante de agradecer ahora mismo este momento, de transformarlo, de pensar qué podemos poner cada uno de nosotr@s para mejorarlo, porque sólo así saldremos de esta ;).

Un saludo!

Contando estrellas dijo...

Buena reflexión, llego un poco tarde ya, pero sigue siendo igual de buena y de real. Nuestros pensamientos tienen mucho que ver a todos los niveles. Gran historia la del reloj, no la conocía, me la guardo. Un saludo ^^