miércoles, 3 de octubre de 2012

Algo que ya no se puede parar..


Muy Buenas a todos,

Las cosas a veces, se suceden muy deprisa y tienes que adaptarte a un cúmulo de circunstancias que vienen dadas; esto hace que la hoja de ruta varíe sobre la marcha, pero Sociedad Civil llegó. A pesar de que  muchos pensasen que adelantando las elecciones gallegas no daría tiempo a presentarnos…
No fue fácil,  pero aquí estamos.

Tengo dos razones de porqué apoyar este proyecto: una es que me llevo muy mal con la indiferencia, tuve oportunidad de decirlo el otro día en un emocionante Congreso en Santiago de Compostela. Gracias una vez más a todos los asistentes que hasta allí se desplazaron aquella calurosa mañana de sábado.  

La otra razón, es que tenemos una oportunidad única de que la Sociedad Civil recupere su protagonismo, que vuelva a tener voz, y la única manera de cambiar las cosas es entrar en el Sistema sin ser parte de él. Se generó en todo este tiempo conciencia crítica, se hicieron conferencias, se escribieron artículos… pero ni leyeron las propuestas de cambio. Caso omiso. ¿Había entonces alguna otra opción?

Nunca he participado en política y nunca viviré de la política. Lo tengo claro, muy claro; poder participar en este proyecto, aportar mi grano de arena, es la mejor de las satisfacciones.

Iniciar un proceso de regeneración, en el que la Sociedad Civil recupere su voz, ayudar a comenzar a abrir un sendero que otros seguirán, es la mayor de las contraprestaciones. Sin intereses personales, sin consumir etiquetas, sin favores que devolver. Sin ser súbdito de nadie.

Me importan las cosas que veo cada día en mi país, y el retrato de la clase política que nos dirige día a día no es fácil de soportar; creo que la pregunta no es “porque estoy aquí apoyando Sociedad Civil”, la pregunta es “como no iba a estar aquí”.

"Debe ser muy duro que tus intereses particulares condicionen la libertad de tu pensamiento".
No debe ser fácil soportarse cuando tus ideas, van abrazadas a lo que digan los que te mantienen.

Frente a este espectáculo que día a día nos muestra esta familia política, frente a este sistema de casta política, frente a personas que nunca han hecho más cosas en la vida que abrazarse a un partido a base de empujones con la simple finalidad de buscar un interés propio; frente a todo eso, la Sociedad Civil se despierta de un letargo del que ya nadie puede parar. Ellos no lo harán y cuando ven que sus intereses peligran y se ven amenazados, harán lo posible por intentar mantenerlos.

No se dan cuenta de que esto ya no se puede parar. No se dan cuenta de que hay medios que ya no se pueden controlar. No se dan cuenta de que hay una conciencia crítica en la sociedad que ya no pueden silenciar.

De alguna manera esto ya ha salido bien, el próximo sábado el Congreso Constituyente en Madrid será un éxito, cada vez más personas se dan cuenta en manos de quien hemos depositado nuestras libertades, nuestras cosas, y desean un cambio en profundidad.


Hubo un día, en el que hice algo por cambiar las cosas, no fui indiferente a lo que pasaba. Te pasas el día criticando, cabreado, manifestándote… pero eso no sirve de mucho. Dime ¿qué has hecho por cambiar las cosas? Yo contribuir y apoyar una causa noble, algo que merecía la pena.

Creo que hay que ser valiente, creo que ya está bien de agachar la cabeza. Creo que dar un paso al frente es una obligación moral, creo que ya no se puede mirar para otro lado.
 Hasta aquí ellos, y ahora nosotros, la Sociedad Civil.

Un fuerte abrazo a todos. Seguimos

Jano

2 comentarios:

Sísar dijo...

Enhorabuena por tu valiente paso. Cada vez somos más! Suerte.

garrigosarquitectos dijo...

Te deseo lo mejor, desde scdnurcia, ya te felicite en el congreso,
Aquí en tu blog dejar constancia de esto y de ser imprescindibles como punta de lanza en el nuevo e ilusionante proyecto de España
Que todas las meigas te acompañen, luz sea tu escudo, y los valores tu vestido
un abrazo,
Maite garrigos