sábado, 29 de enero de 2011

NO ES PAIS PARA JOVENES...

Bueno amigos, pues el panorama es descorazonador.


    Han pactado una reforma en pensiones que estaba cantada. Resulta curioso que la mayor política de derechas en la historia de este país, la esté haciendo un gobierno que dice ser de izquierdas. Me pregunto si dentro de un año cuando ganen los otros…¿harán quizás una política de izquierdas? Es el mundo al revés....

    El PSOE nos llevó a esta deriva, cierto, pero de la derecha, tampoco esperaría gran cosa de haber estado en su lugar, ¿o es que alguien los ve como una alternativa sólida?.

    Recuerdo aquellas palabras en el 2004, en la que ZP dijo que "no nos fallaría". Pues ha fallado más que una escopeta de feria.

     Por un lado, jóvenes con ganas de trabajar, con una tasa de paro que roza el 50%; y por el otro, te dicen que para una mísera pensión, tienes que cotizar casi 40 palos. Pues renuncio señores, no creo en ese sistema. Que coticen ellos.

    Si por mi fuese, no cotizaría, de hecho, con casi 30 palos, casi me quedo fuera de este sistema. Tiene huevos la cosa, estamos arrancando, y ya nos han echado de la "cotización perpetua".

    Leía en el twitter de mi amigo Andrés Ortega, (experto en Marca personal): “Más vale que consigas trabajar en lo que te gusta porque al paso que vamos, vas a tener que hacerlo hasta que te mueras”. No puedo estar más de acuerdo Andrés.

    Y aquí los tenemos, demasiado fácil criticarlos, pero esto es lo que nosotros hemos querido tener, un presidente desnortado, sin saber por dónde sopla el viento; y una oposición tumbada en el diván, fumándose un puro, viendo como la otra parte se desgracia sola.Bravo por los dos.

    Opino que ZP debe presentarse a las elecciones, por coherencia; que los votantes juzguen su gestión electoralmente, y que no se marche de rositas, dejándole el muerto a su sucesor. Sería de cobardes irse ahora. "Ahora tocar pagar esta ronda, no vale hacer la trece catorce".

    Debemos darles las gracias a todos los que nos han llevado hasta aquí, a los que provocaron la deriva de las instituciones públicas, a los que hicieron posible la degradación de la política, a los que politizaron la justicia, y sobre todo, "debemos sentirnos culpables de la desaparición de una sociedad civil, sin valores ni moral por construir un futuro mejor, ya que nadie ha hecho nada por al menos, intentar cambiar el rumbo. “Todos somos culpables señores”. “Viviremos peor que nuestros padres”, que nadie lo dude.


    Ya para finalizar, un último favor, cuelgo un artículo que leí hace unas semanas, lo comparto porque vale mucho la pena leerlo, lo escribió Concha Caballero para el periódico el Pais, no tiene desperdicio. Me pareció brutal.

Se titula        “ Las ilusiones Perdidas”


    No se van en trenes con maletas de cartón pero llevan sus bienes más preciados: un portátil, un móvil de última generación regalado por un familiar o conseguido a base de una lucha de puntos sin cuartel. 
    Suelen tomar un vuelo de bajo coste, cazado pacientemente en las redes de Internet. Se van a hacer un máster, o han logrado una mal llamada beca Erasmus que costará a la familia la mitad de sus ahorros. Otras veces van a hacer de au-pair, de auxiliar de conversación, o a cualquier trabajo temporal. La familia va a despedirlos a la puerta de embarque y mientras se alejan disimularán unos su pena y otros su incipiente desamparo. "Es por poco tiempo -se dicen-. Dominarán el idioma, conocerán mundo... Regresarán en pocos meses".

    Hasta hace poco era un privilegio de los nuevos tiempos que les permitía gozar de una libertad sin límites, de un mundo sin fronteras, de una capacidad casi infinita de aprendizaje... Hasta que llegó la crisis y la maleta pareció distinta, la espera en la fila de embarque más embarazosa, la despedida más triste y el fantasma de la ausencia definitiva más cercano.

   No. No llevan maletas de cartón, ni hay aglomeraciones en el andén de la despedida. No se marchan en grupo, sino uno a uno. Aparentemente nada les obliga. Ha sido una cadena invisible de acontecimientos. Estuvieron allí hace unos años, o tienen una amiga que les ha informado de que puede encontrar algún trabajo con facilidad. No pagarán mucho, eso es seguro, pero podrán ganarse la vida con cierta facilidad... A fin de cuentas aquí no hay nada.

    Y se marchan poco a poco, sin alboroto alguno. Un goteo incesante de savia nueva que sale sin ruido de nuestro país, desmintiendo la vieja quimera de que la historia es un caudal continuo de mejoras.
  No hay estadísticas oficiales sobre ellos. Nadie sabe cuántos son ni adonde se dirigen. No se agrupan bajo el nombre oficial de emigrantes. Son, más bien, una microhistoria que se cuenta entre amigos y familiares. "Mi hija está en Berlín", "se ha marchado a Montpellier", "se fue a Dubai" son frases que escuchamos sin reparar en el significado exacto que comportan. Escapan a las estadísticas de la emigración porque suelen tener un nivel alto de estudios y no se corresponden con el perfil típico de lo que pensamos que es un emigrante. Quizá en las cuentas oficiales figuren como residentes en el extranjero, pero deberían aparecer como nuevos exiliados producto de la ceguera de nuestro país.

   En los tiempos de crisis que detallan cada euro gastado nadie computa los centenares de miles de euros empleados en su formación y regalados a empresarios de más allá de nuestras fronteras con una torpeza sin límites, con una ignorancia sin parangón. Menos aún se cuantifican el esfuerzo de sus familias, las ilusiones perdidas y sus sueños rotos en mil pedazos.

   No llevan maletas de cartón, pero componen un nuevo éxodo que azota especialmente a Andalucía, que dispersa a nuestros jóvenes por toda Europa y gran parte del mundo, que nos priva de su saber, de su aportación y de su compañía. Pero, aparentemente nadie se escandaliza por esta fuga de cerebros, lenta pero inexorable, que nos privará de muchos de nuestros mejores talentos. Nadie protesta por esta nueva oleada de exiliados que son una acusación silenciosa del fracaso y de engaño. Se van en silencio por el túnel de embarque en el que les alcanzará la melancolía por la pérdida temprana de su tierra.

   No son, como dicen, una generación perdida para ellos mismos. No son los socorridos ni-nis que sirven para culpar a la juventud de su falta de empleo. Son una generación perdida para nuestro país y para nuestro futuro. Un tremendo error que pagaremos muy caro en forma de atraso, de empobrecimiento intelectual y técnico. Aunque todavía no lo sepamos.

  

Hay días donde el optimismo es difícil encontrarlo. Demasiada incertidumbre en un más que incierto futuro, y un presente negro, como los cojones de un grillo, y perdón por la expresión,

Un saludo a todos,


jano1880@hotmail.com

7 comentarios:

Pablo López dijo...

La verdad es que es un tema que tiene tanto de espinoso como de necesario.

Un sistema como el de las pensiones, que es el refugio, ilusión, "colchón", de tantas y tantas personas que su horizonte vital lo tienen en ese momento en el que pueden pasar al retiro ...

Un sistema como el de las pensiones que cuando se creó la esperanza de vida era 10 años inferior, la incorporación al trabajo (y cotización ) era 10 años inferior ...

Necesaria su reforma por ser un sistema obsoleto.

Espinoso por lo no justo con las personas que llevan "x" años cotizados.

Otro debate es el de la valentía para acometer la reforma, y ahí es donde si que discrepo, eso como el próximo resultado de las elecciones.

Un abrazo Jano

Raquel dijo...

Definitivamente no me ha gustado nada leer esta entrada, pero, ¿cómo han podido hacernos esto? o mejor, ¿por qué se lo permitimos de una forma más pasiva?, no lo sé, no quiero añadir ni una sola palabra que pueda alterar mínimamente el acertado razonamiento que transmites en cada uno de los párrafos, pero, si me lo permites, nunca hubiese podido imaginar que alguien como tú, dueño de un optimismo magistralmente construido como se desprende a través de este blog, finalmente se acercara al precipio sin red alguna y dejara a sus más fieles seguidores, entre las que me cuento, sin absorber de un solo trago esa sobredosis de esperanza a la que nos tenías muy satisfactoriamente habituados, esto es lo que más triste me deja después de leer tu entrada, pensar que efectivamente ese espíritu inquieto cargado de proyectos e ilusiones, pueda venirse abajo, eso no lo podemos permitir bajo ningún concepto y aún menos en el nombre de una clase política más ocupada en sus intereses partidistas e individuales que en el bien conjunto de la ciudadanía que cada cuatro años les sitúa en el poder con el único deseo de ver mejoras reales en su entorno más cercano; ahora que las cejas han decepcionado profundamente a quienes un buen día las levantábamos al compás y que la oposición está llamada a sucederlas, conviene recordar la suma importancia de realizar un examen de conciencia entre todos, ¿cuándo vamos a alzar la voz como se debe?, ¿cuándo vamos a exigir nuestros derechos como se debe?, ¿cuándo vamos a frenar tanto despropósito sin misura alguna?, ¿realmente pensamos que no podemos hacer nada?, yo me niego rotundamente a aceptarlo, ¿por qué habría de aceptarlo?, ¿por qué habríamos de aceptarlo?; necesitamos confianza para poder seguir adelante, necesitamos de una buena vez hacernos notar, creo que por ahí debiéramos empezar y como confío en que España es un país con una generación de jóvenes maravillosa, sé que si de verdad se les transmite la suma importancia de implicación por cuanto les rodea, si de verdad se les alienta desde esa perspectiva y se les da la oportunidad de incorporarse como se debe a la sociedad, descubriremos que otra manera de sentir, vivir y hacer las cosas, también es posible muy por encima de entidades financieras, corrupciones e injusticias varias. ¡Persigamos nuestros sueños como si fuesen el último autobús de la noche!. Un saludo para todos.

Lamoso dijo...

Si Dios quiere, yo también espero marcharme pronto...
:)
Un abrazo

María dijo...

O único coherente que oín estes días, foi que o PP di que en dous anos, este partido podería arranxar a crise.
Dous anos non é inmediatamente, como ata agora pretendían que fixera o PSOE.
Non xustifico nin defendo nin critico nin excuso. Simplemente, chamo á cordura de todos os gobernantes.
Porque quizais, se todos tivesen traballados xuntos a prol deste país, non estariamos mirando un horizonte tan lonxano.
Jano, falas de mozos con ganas de traballar... será que a nosa clase política xa non ten vitalidade, por iso todos (absolutamente todos) se deixan ir á deriva?

Anónimo dijo...

Eso si....otros y otras (ahora que está tan de moda) duermen y dormirán tranquilos por mucho tiempo...
un "botón"...
ALGUIEN LE PONDRA REMEDIO A QUE LOS POLITICASTROS COMO ESTA MAMARRACHA SE ESTEN FORRANDO O FELIPE GONZALEZ , AZNAR, COMPATIBILIZANDO SUS PENSIONES CON SUELDAZOS EN CONSEJOS DE ADMINISTRACION DE MULTINACIONALES. SI USTED ES EXPRESIDENTE COBRA, PERO SOLO DEL ESTADO.NOS INSULTAN CON ESTOS SUELDOS.


AQUÍ TENEMOS OTRA PARA LLEVARNOS LAS MANOS A LA CABEZA.

¡VAYA TELA!






A esta no le bajan el 5%





Fernández de la Vega duplica su sueldo y blinda su jubilación La ex vicepresidenta pasa a cobrar 142.367 euros anuales. A cuatro años de retirarse se garantiza percibir más de diez veces la pensión mínima de por vida.

A partir de ahora De la Vega pasará de ingresar 73.486 euros brutos anuales a alcanzar los 142.367. Esta sustancial mejora en las retribuciones de la ex política es consecuencia de que durante dos años percibirá dos sueldos:
83.578 euros como miembro del Consejo de Estado y el 80% de su salario como vicepresidenta del Gobierno, como indemnización por haber cesado en el cargo
(58.789 euros).

En términos comparativos, la retirada de la política proporcionará a De la Vega 18 veces la pensión mínima, que es actualmente de 7.744 euros.



Prorrateando las pagas extraordinarias a 12 meses, la socialista ingresará 11.803 euros mensuales, mientras que quienes reciben la pensión mínima sólo
alcanzan los 645 euros.

Además, y de cara al futuro, la ex vicepresidenta ha conseguido, mediante su nuevo cargo en el Consejo de Estado, que su sueldo sea, para el resto de su vida, 10 veces superior al de quienes cobran la pensión mínima en España y más del doble de quienes cobran el máximo establecido por la ley.

De la Vega fue vicepresidenta del primer Ejecutivo de la historia de la democracia que ha bajado el sueldo a los funcionarios. Estas medidas económicas no sólo supusieron recortes salariales para los empleados de la
Administración, sino que también implicaron la congelación de las pensiones.

CarmenC74 dijo...

Bueno, tampoco es país para viejos (que vaya pensiones tienen algunos) ni para maduros ni para nadie.

A ver dónde encuentra un señor de 50 años un trabajo, aunque sea el más capacitado, un cv excelente y una experiencia sin igual.

Pero esperemos que todo pase y mejore, tendremos que ser optimistas.

Alfredo dijo...

En esencia, estoy de acuerdo. Pero estás cayendo en la trampa (que eso, el "agit-prop", lo hacen como nadie) No todos tienen la misma responsabilidad. No es lo mismo gobernar (tomar decisiones: "decidir es duro, pero te ha tocado a ti") que ejercer crítica sobre lo gobernado. No, por ahí no paso. Me pregunto que estaría pasando si fuera la derecha la que gobernara. Lo que algunos estarían diciendo, exigiendo, proclamando, intoxicando, instando....Tengo el íntimo convencimiento de que ya tendríamos muertos encima de la mesa. Así de duro, así de fuerte. Solo tengo que echar la vista un poco atras para convencerme.