sábado, 21 de marzo de 2009

MANUEL Y ELISA, Y VIVIR PARA CONTARLA


Muy buenas!!

El pasado viernes, tuve el placer de acercarme hasta Tui, (localidad al sur de Pontevedra y antigua provincia). Su catedral y su zona antigua, sin duda es visita obligada.

El motivo de mi visita se debió, a que desde hace 5 años, promueven allí un festival de documentales, (el PLAY-DOC). Fue por ello, por lo que me acerqué a ver, la proyección del documental que un amigo, realizó hace unos años. No tuve ocasión de verlo antes, y que mejor oportunidad que esta.

El documental, me ha parecido realmente bueno, muy conmovedor y cercano, y a la vez emocionante, ya que sus dos protagonistas, tuvieron el detalle de acercase a verlo in situ, lo cual le dio una dosis de ternura añadida, (decir de antemano aunque el autor sea un amigo, no condiciona mi opinión, ya que pensé lo mismo cuando ví un resumen por primera vez, en un blog que hablaban de él, sin saber que el autor del mismo, era Manuel Fernández-Valdés).

El documental, narra la vida diaria de un matrimonio formado por Manuel y Elisa (que son los que aparecen en la foto), en un pueblo en el corazón de el Rosal, (tierra de buenos caldos); este matrimonio, vive su día a día con ganas e ilusión, transmiten felicidad a todo aquel que los ve, sus vidas las disfrutan en los quehaceres cotidianos de sus labores, (ojalá todos seamos algún día lo felices que son estas personas, ojalá tengamos sus ganas de seguir viviendo y de seguir haciendo cosas, ojalá lleguemos a sus edades con esas mismas ganas, díganme en donde hay que firmar….).

Acostumbrados a un ritmo de vida frenético, a un mundo de prisas sin sentido, a una velocidad psicológica impuesta sin saber muy bien por quien, metidos en la rueda que gira a gran velocidad, y de la que no debes salir, este documental, choca frontalmente contra toda esa velocidad, la mayoría de veces innecesaria y sin sentido.

Noté durante el transcurso del film, que a la gente le provocaba una cierta intranquilidad y desasosiego, al ver el ritmo al que transcurrían la vida de estas dos personas, un ritmo tranquilo y plácido, un ritmo muy diferente al que estamos acostumbrados a ver, no había nada ni nadie perturbase sus felices vidas, y esto choca, cuando estamos de alguna manera, contaminados a tener que hacer cien cosas al día, y mirar otras cien veces un reloj que transcurre sin parar.

Un detalle que me pareció increíble, fue que vivieron en todo momento sin saber que les estaban grabando, no actuaron, "han sido tal cual son", han sido ellos mismos, porque ellos no entienden de actuar, no son actores, no tienen dos caras, no saben que es eso, son iguales en la vida real y en la de pantalla, sin duda hacía mucho tiempo que no veía algo tan real, tan verdadero, tan NOBLE, sin tapujos.

Manuel y Elisa seguramente no entienden de crisis económicas, ni de hipotecas subprime, ni tampoco sabrán quien narices es ese tal Madoff; ellos disfrutan haciendo sus labores en casa, desayunando plácidamente, sulfatando su viña, con sus gatos, o yendo al monte en su tractor a buscar leña.

La felicidad que trasmitían Manuel y Elisa era envidiable, y no reside más que en poder hacer lo que quieren, en hacer lo que les gusta hacer, (como bien explicó Manuel al terminar la proyección), en poder disfrutar juntos todos los momentos de sus vidas, hasta que la muerte los separe…

Manuel y Elisa, "todo un ejemplo de amor y de vida", cincuenta y tantos años juntos, y por muchos más, emocionante y conmovedora, sin duda os la recomiendo.

Os adjunto la dirección web, por si queréis echadle un vistazo, os animo a ello, una imagen vale más que mil palabras:


Mi más sentida enhorabuena Manuel, sin duda este ya es el primer éxito de muchos, estoy seguro, un fuerte abrazo.

Nada más por hoy, espero que al menos haya logrado transmitir una idea acerca de lo que ví, aunque la mejor manera siempre será verla y no que os la cuenten…
Un saludo amigos!!!
jano1880@hotmail.com

3 comentarios:

colorismo dijo...

Me suscribo a tu blog. Un besiño Jano, Martiña.

(http://www.elcolorismo.blogspot.com)

Alejandro Godoy Gonzalez dijo...

Veré ese documental.
Comulgo con todo lo que expresas.

Como decía Bunbury en una de sus canciones ...DE PEQUEñO ME ENSEñARON A QUERER SER MAYOR
DE MAYOR QUIERO APRENDER A SER PEQUEñO...
Porque, la pureza se extravía por esa rueda imparable, de la que bien hablas, que es la vida y que es ladrón de guante blanco.

Yo ya estoy sembrando para recuperar el jardín del patio trasero, devastado por el sol y por la falta de riego; ya que era tan bello en mi niñez que parecía indestructible.

Anónimo dijo...

siempre sabias opiniones...


Ahora mismo estoy viendo TVE, el debate se titula crisis.soluciones...

sólo veo crisis...

empiezo a estar harto, solo palabras "bonitas"...

ninguna solucion..

y apuntillando el ministro de trabajo..a sus avales me remito..